Art Box Hotel

This weekend we went away for a little break. We like doing this every now and again to spend some time in the great outdoors.

We really wanted to find somewhere special, outside Madrid but not very far away.

We found the La Torre Box Art Hotel, selected by Rusticae as one of the most charming hotels in Spain.

The hotel is in the Guadarrama Sierra, about 45 minutes away from Madrid in an old house which was refurbished by Awa Studio,

meaning that every inch of it is full of style, design and personality.

Art Box Hotel is more than just a hotel, it’s an art gallery. You’ll find paintings, sculptures and photos everywhere. The stuff by Rocio Guerrero, Angel Garcia and Andrew Hollis were our favourites.
The food is also one of the hotel’s best features, which is of course available to non-guests. Aside from its cooking workshops, it has two restaurants by Chef Rodrigo de la Calle: La Torre Bistro – which specialises in rice and meat dishes and El Invernadero, which is all about vegetables.
We went to La Torre Bistrot and the truth is that it was one of the best meals we’ve had in a really long time. The rice was incredible and we can’t wait to go back. La Torre Bistro needs a Michelin star!

Este fin de semana decidimos escaparnos unos días para desconectar. De vez en cuando nos gusta hacerlo para estar en contacto con la naturaleza así que

queríamos encontrar un sitio especial, que no estuviera en Madrid pero tampoco muy lejos.

Así encontramos La Torre Box Art Hotel, seleccionado por Rusticae como uno de los mejores hoteles con encanto de España.

El hotel, que se encuentra en la Sierra de Guadarrama, a unos 45 minutos de Madrid, era una antigua casa que fue renovada por Awa Estudio,

consiguiendo que cada metro cuadrado de sus instalaciones esté lleno de vanguardia, diseño y personalidad.

Como su propio nombre indica, Art Box Hotel es mucho más que un hotel, es una galería de arte, y en cualquiera de sus espacios puedes encontrar pinturas, esculturas y fotografías.
Otro de los puntos fuertes del hotel, y de los que puede disfrutar cualquiera sin necesidad de estar alojado, es su gastronomía. Ademas de sus talleres de cocina para grupos, dispone de dos espacios gastronómicos con el sello del Chef Rodrigo de la Calle: por un lado La Torre Bistró, especializado en arroces y carnes; y El Invernadero, que tiene como pilar fundamental los vegetales.
Nosotros comimos en La Torre Bistrot y tenemos que decir que hacía tiempo que no comíamos tan, tan bien. El arroz era increíble y estamos deseando volver para disfrutar de la experiencia. Estrella Michelín para La Torre Bistró ya!