The Other Map: Fuerteventura

Whenever we think about paradise we always tend to think about a faraway place, one of those that can only be reached by a long-haul plane ride. But the more we travel, the more we value our country and we’ve realised that the best paradise is much closer than we’d thought.

The Canary Islands are, in our opinion, Paradise, and Fuerteventura is a true gem. It offers adventure, peace, nature, great food, respect for the environment, freedom and happiness. There’s such a huge contrast in the landscape: you can be on a beautiful beach and suddently come across sand dunes that look like they’re from another planet.
Fuerteventura will always be our paradise.

We started our adventure at the Avanti Hotel in Corralejo, a beautifully decorated tranquil spot inspired by sailor motifs boasting incredible sea views. The Rompeolas restaurant is inside the hotel, and it was one of our favourite culinary experiences from our stay on the island.

Isla de Lobos in one of the must-see places in Fuerteventura. It’s a tiny volcanic island found on the north of Fuerteventura and only accessible by boat where you’ll find volcanic landscapes and stunning beaches.

Going for a drive in a jeep around the island is a real adventure. If you set off from Majanicho, a tiny fishing village, to El Cotillo, driving past the Tostón lighthouse, you’ll come across gorgeous scenery filled with beaches with the perfect waves to go surfing.

We were introduced to The Clean Ocean Project in Lajares. It’s been going since the year 2000 and it’s seeking to protect oceans, beaches and water by trying to raise social awareness and encouraging people to look after nature.

Antigua and Betancuria are also worth a visit. The view from the roads is to die for and the drive will allow you to see the huge contrast in the island’s landscape as you leave behind its driest part and you head into lush green surroundings. There is no better way to test the Canary Island’s cuisine than going to Casa Santa Maria, one of the classic culinary stops.

One of our most special trips was the visit to Verdeaurora, a space that has been used for agricultural tourism for the last three decades and showcases the island’s commitment to preserving nature. It’s the best way to find out how aloe vera can be grown in a sustainable way.

Siempre que pensamos en el paraíso se nos viene a la mente un lugar lejano, de esos a los que solo llegas después de estar diez horas en un avión. Pero cuanto más mundo vemos, más valoramos lo que tenemos en nuestro país, y nos hemos dado cuenta que el mejor paraíso del mundo está muy cerca.

Para nosotros las Islas Canarias son un auténtico paraíso y Fuerteventura una joya en la que hemos encontrado todo lo que necesitamos: aventura, naturaleza, gastronomía, libertad y, sobre todo, felicidad. Con un contraste de paisajes increíble puedes estar en una playa paradisiaca en un momento y, de repente, en mitad de un desierto de dunas que parece un escenario sacado de otro planeta. Fuerteventura siempre será nuestro paraíso.

Empezamos nuestra aventura en el Hotel Avanti Boutique en Corralejo, un pequeño oasis de buen gusto, decorado con inspiración marinera y con unas vistas increíbles al mar. En el mismo hotel podemos encontrar el restaurante Rompeolas, una de nuestras experiencias gastronómicas favoritas en la isla.

Isla de Lobos es uno de los esenciales de Fuerteventura. Es una pequeña isla volcánica situada al norte de Fuerteventura a la que solo se puede ir en barco y en la que encontrarás paisajes de piedra negra y playas paradisiacas.

Un paseo en jeep por la zona norte de la isla es sinónimo de aventura, libertad y deporte. Desde Majanicho, un pequeño pueblo pesquero, hasta El Cotillo, pasando por el faro del Tostón, encontrarás un recorrido lleno de playas sacadas de otro planeta y olas perfectas para hacer surf.

En Lajares conocimos The Clean Ocean Project que trabaja desde el año 2000 para proteger los océanos, las playas y el agua creando conciencia social e intentando que el compromiso con la naturaleza sea un trabajo de todos.

Otro imprescindible es una visita a Antigua y Betancuria. Las vistas desde la carretera son un espectáculo, como el gran contraste de los paisajes de la zona más árida de la isla con su parte interior, más verde y frondosa. No hay mejor manera de probar la gastronomía típica de canarias que en uno de los patios de Casa Santa María, todo un clásico de la isla.

Una de las experiencias más especiales fue la visita a Verdeaurora, un espacio que lleva más de 30 años dedicado al agroturismo donde el compromiso y respeto por la naturaleza es su máxima prioridad. Es la mejor manera para conocer cómo funciona el cultivo del alore vera de forma sostenible.