This website uses cookies to give you the best user experience. If you continue browsing you are giving your consent for the acceptance of the aforementioned cookies and the acceptance of our cookies policy.

LOVE PORTOBELLO

Una mañana en Londres sonó el despertador. Nos duchamos, nos vestimos y salimos a desayunar cuando, de repente, nos dimos cuenta que todo estaba cerrado. No había nadie por las calles. Y es que en realidad sonó a las 6 de la mañana, la hora en la que el día anterior nos despertamos para volar hacia Londres!
Como era inpensable la idea de volver a dormir, salimos a la calle y paseamos por Portobello con todos los comercios cerrados, sin gente y vacío. Bueno, no del todo vacío. Los niños con sus boinas y las niñas con sus sombreritos comenzaban a salir de sus casas por Notthing Hill con sus uniformes y patinetes preparados para ir al colegio.

Una mañana en Londres sonó el despertador. Nos duchamos, nos vestimos y salimos a desayunar cuando, de repente, nos dimos cuenta que todo estaba cerrado. No había nadie por las calles. Y es que en realidad sonó a las 6 de la mañana, la hora en la que el día anterior nos despertamos para volar hacia Londres!
Como era inpensable la idea de volver a dormir, salimos a la calle y paseamos por Portobello con todos los comercios cerrados, sin gente y vacío. Bueno, no del todo vacío. Los niños con sus boinas y las niñas con sus sombreritos comenzaban a salir de sus casas por Notthing Hill con sus uniformes y patinetes preparados para ir al colegio.