Juan Ruiz Rivas

An atom. The smallest component of an element. The beginning of everything. Our story with Juan Ruiz Rivas began with an atom. It was years ago at Do Design when we felt attracted by those atoms. Their creator Juan Ruiz Rivas is an artisan designer from Madrid that works with natural materials creating sustainable and coherent pieces with simple lines. Inside his workshop in Madrid he mixes lamps, benches that could be transformed into shelves and sculptural toys. A very personal universe in wood, concrete and clay, all of them together bring his designs to life.

Cuéntanos un poco de ti y de dónde nace este amor por el diseño industrial y de producto.

Mi pasión por el diseño de producto viene de mi padre y mi hermana. Mi padre es arquitecto, profesión a la que pensaba dedicarme desde bastante pequeño, y mi hermana estudió bellas artes y moda, por lo que yo tuve una influencia desde pequeño de las dos ramas artísticas. Por un lado mi padre entiende su profesión de una manera más funcional, minimalista, industrial, geométrica e incluso lineal, y por otro lado mi hermana, que como habréis observado por DO tiene un gusto exquisito, y siente los objetos como algo más cálido, que te hace sentir, y que tiene una historia detrás por la persona que lo hace, la cual deja un huella impresa en ellos, es decir una idea más artesanal, de esencia y sentimientos en los detalles que no todo el mundo consigue ver. Por ellos dos decidí hacer diseño, porque pensé que era una unión de la rama de la arquitectura con el arte, sobre todo la escultura, y que para mi funcionaba perfectamente pues me dejaba libertad de creación en cuanto a objetos tridimensionales con una base artística pero siempre marcados por su función.

Eres diseñador pero también artesano, háblanos de como es el proceso completo de creación de una pieza, desde que es una idea hasta que empieza a transformarse en lo que será.

A decir verdad es un proceso difícil, no suele empezar de la misma forma en todos los proyectos y por supuesto nunca resulta como habías pensado en un principio, pero creo que esa es gran parte de la gracia y de la diversión de diseñar. Yo parto de la base de una idea, que en tu cabeza es perfecta y buenísima, después empiezas a dibujarla y a ver ciertos errores, cuando consigues una forma que representa tu idea inicial te centras en lo que será producirla físicamente y de una forma lógica y ahi es donde más problemas suelen surgir, unos se resuelven replanteando y otros por la propia producción.

Qué parte del proceso disfrutas más: ¿La parte de diseño, en la que plasmas las ideas en papel, o la parte artesana en la que ves cómo las ideas empiezan a ser algo tangible?

Sin duda la parte artesanal en la que experimentas con la forma y empiezas a ver en lo que se va a convertir tu idea inicial. Siempre me ha llamado mucho la atención el trabajar con las manos y crear algo de la nada. Me parece un trabajo muy gratificante y al que todo el mundo debería dedicar un rato de su tiempo.

Materiales naturales, reutilizados e incluso el cuerpo humano como molde para alguna de tus piezas. El respeto y la inclusión de lo natural son tus señas de identidad, ¿cómo potencias esta parte en un trabajo industrial?

Pienso que la inclusión de lo natural es una de las características que le dan esencia a un producto, y por ello siempre intento que esté presente. Hay veces que no es fácil, porque los procesos industriales son muy masivos y algo fríos, pero ya sea con la forma, el material, las texturas o el proceso, intento que siempre haya un rastro que te lleve a esa calidez natural. He de decir que por el momento la mayoría de mis productos están producidos de forma artesanal por mi en el estudio, en producciones “pequeñas”.

Teniendo estas premisas como base, ¿cómo definirías un buen diseño?

Las bases del buen diseño se centran en la resolución de un problema existente por medio de un objeto funcional, y yo intento aplicar esta teoría a todos mis objetos y a sus procesos de creación. Para mi el proceso de creación es una continua búsqueda de soluciones a los problemas que van surgiendo para concluir en lo más cercano a la idea que tenías de funcionalidad y estética en un principio, lo más difícil de esto es hacerlo de una forma sencilla.

Bulb and Atomo lamp.

Para los curiosos: guianos y dinos en qué lugares de Madrid (o del mundo) podemos encontrarnos con piezas tuyas.

Por ahora casi todas mis piezas se pueden encontrar en diferentes lugares de Madrid. Hay algunas piezas que he hecho por encargo para particulares que están en Galicia o en Cantabria, pero las que se pueden visitar son:
Productos de hogar en la tienda de Do Design, donde se pueden encontrar desde pequeños colgadores de hormigón, hasta estanterías para exponer el producto que tienen, pasando por lámparas, mobiliario, etc. Escultura “El nido del aire” en el Federal Cafe de Madrid en la plaza de las comendadoras. Un proyecto realizado con el arquitecto Hugo Martinez Muñoz y el Diseñador e ilustrador Alexander Mendez-Vigo. Mobiliario del Misión Café Madrid. Todo tipo de mobiliario funcional para este café.Expositores del Museo Thyssen-Bornemisza. Una serie de bandejas expositoras para gran parte de los productos de la tienda del museo (diseñados en colaboración con Andrea Génova). También se pueden encontrar en la tienda diferentes objetos diseñados especialmente para ellos. Por supuesto en mi estudio de calle de los Reyes en Madrid, donde tengo un pequeño showroom y piezas experimentales de los proyectos que voy realizando.

Alguna pieza con la que sueñes para disfrutar en tu en casa y que tengas en tu lista de deseos?

Cualquiera de los Mobile Chandelier de Michael Anastassiades. Son increibles!

Un átomo. Una unidad básica que construye cualquier objeto. El principio de todo. Nuestra historia con Juan Ruiz Rivas empezó con un átomo. Fue hace años en Do Design cuando nos sentimos atraídos por estos atomos. Su creador, Juan Ruiz Rivas, es un diseñador artesano de Madrid que se mueve entre materiales nobles y naturales creando piezas sostenibles y coherentes con líneas sencillas. En su estudio de Madrid mezcla lámparas, bancos que se transforman en estantería y juegos escultóricos, un universo muy personal en el que la madera, el hormigón y la arcilla unidos a su creatividad dan vida a sus diseños.

Cuéntanos un poco de ti y de dónde nace este amor por el diseño industrial y de producto.

Mi pasión por el diseño de producto viene de mi padre y mi hermana. Mi padre es arquitecto, profesión a la que pensaba dedicarme desde bastante pequeño, y mi hermana estudió bellas artes y moda, por lo que yo tuve una influencia desde pequeño de las dos ramas artísticas. Por un lado mi padre entiende su profesión de una manera más funcional, minimalista, industrial, geométrica e incluso lineal, y por otro lado mi hermana, que como habréis observado por DO tiene un gusto exquisito, y siente los objetos como algo más cálido, que te hace sentir, y que tiene una historia detrás por la persona que lo hace, la cual deja un huella impresa en ellos, es decir una idea más artesanal, de esencia y sentimientos en los detalles que no todo el mundo consigue ver. Por ellos dos decidí hacer diseño, porque pensé que era una unión de la rama de la arquitectura con el arte, sobre todo la escultura, y que para mi funcionaba perfectamente pues me dejaba libertad de creación en cuanto a objetos tridimensionales con una base artística pero siempre marcados por su función.

Eres diseñador pero también artesano, háblanos de como es el proceso completo de creación de una pieza, desde que es una idea hasta que empieza a transformarse en lo que será.

A decir verdad es un proceso difícil, no suele empezar de la misma forma en todos los proyectos y por supuesto nunca resulta como habías pensado en un principio, pero creo que esa es gran parte de la gracia y de la diversión de diseñar. Yo parto de la base de una idea, que en tu cabeza es perfecta y buenísima, después empiezas a dibujarla y a ver ciertos errores, cuando consigues una forma que representa tu idea inicial te centras en lo que será producirla físicamente y de una forma lógica y ahi es donde más problemas suelen surgir, unos se resuelven replanteando y otros por la propia producción.

Qué parte del proceso disfrutas más: ¿La parte de diseño, en la que plasmas las ideas en papel, o la parte artesana en la que ves cómo las ideas empiezan a ser algo tangible?

Sin duda la parte artesanal en la que experimentas con la forma y empiezas a ver en lo que se va a convertir tu idea inicial. Siempre me ha llamado mucho la atención el trabajar con las manos y crear algo de la nada. Me parece un trabajo muy gratificante y al que todo el mundo debería dedicar un rato de su tiempo.

Materiales naturales, reutilizados e incluso el cuerpo humano como molde para alguna de tus piezas. El respeto y la inclusión de lo natural son tus señas de identidad, ¿cómo potencias esta parte en un trabajo industrial?

Pienso que la inclusión de lo natural es una de las características que le dan esencia a un producto, y por ello siempre intento que esté presente. Hay veces que no es fácil, porque los procesos industriales son muy masivos y algo fríos, pero ya sea con la forma, el material, las texturas o el proceso, intento que siempre haya un rastro que te lleve a esa calidez natural. He de decir que por el momento la mayoría de mis productos están producidos de forma artesanal por mi en el estudio, en producciones “pequeñas”.

Teniendo estas premisas como base, ¿cómo definirías un buen diseño?

Las bases del buen diseño se centran en la resolución de un problema existente por medio de un objeto funcional, y yo intento aplicar esta teoría a todos mis objetos y a sus procesos de creación. Para mi el proceso de creación es una continua búsqueda de soluciones a los problemas que van surgiendo para concluir en lo más cercano a la idea que tenías de funcionalidad y estética en un principio, lo más difícil de esto es hacerlo de una forma sencilla.

Bulb and Atomo lamp.

Para los curiosos: guianos y dinos en qué lugares de Madrid (o del mundo) podemos encontrarnos con piezas tuyas.

Por ahora casi todas mis piezas se pueden encontrar en diferentes lugares de Madrid. Hay algunas piezas que he hecho por encargo para particulares que están en Galicia o en Cantabria, pero las que se pueden visitar son:
Productos de hogar en la tienda de Do Design, donde se pueden encontrar desde pequeños colgadores de hormigón, hasta estanterías para exponer el producto que tienen, pasando por lámparas, mobiliario, etc. Escultura “El nido del aire” en el Federal Cafe de Madrid en la plaza de las comendadoras. Un proyecto realizado con el arquitecto Hugo Martinez Muñoz y el Diseñador e ilustrador Alexander Mendez-Vigo. Mobiliario del Misión Café Madrid. Todo tipo de mobiliario funcional para este café.Expositores del Museo Thyssen-Bornemisza. Una serie de bandejas expositoras para gran parte de los productos de la tienda del museo (diseñados en colaboración con Andrea Génova). También se pueden encontrar en la tienda diferentes objetos diseñados especialmente para ellos. Por supuesto en mi estudio de calle de los Reyes en Madrid, donde tengo un pequeño showroom y piezas experimentales de los proyectos que voy realizando.

Alguna pieza con la que sueñes para disfrutar en tu en casa y que tengas en tu lista de deseos?

Cualquiera de los Mobile Chandelier de Michael Anastassiades. Son increibles!